IUSPORT LATINOAMERICA - Ferrocarril Oeste: Un club inquebrantable IUSPORT LATINOAMERICA - Ferrocarril Oeste: Un club inquebrantable
 

 

                                                                       ARCHIVO HISTÓRICO

Archivo

 

Noticias

 

Opinión

 

Jurisprudencia

 

Casos

 

Legislación

 

Buscador

 

Nosotros

  Servicios
                                 
Inicio arrow EL BLOG DE DANIEL ROBERTO VIOLA arrow Ferrocarril Oeste: Un club inquebrantable 23 de febrero de 2020
Ferrocarril Oeste: Un club inquebrantable PDF Imprimir E-Mail
29 de octubre de 2014

La noche del 20 de octubre de 2014 será para los socios y simpatizantes de Ferro Carril Oeste un hito memorable. Cientos de personas fueron a la sede social de Caballito (Federico García Lorca 350) de Buenos Aires (Argentina) y luego partieron en caravana hasta la esquina de Acoyte y Rivadavia, adornados con banderas y cantando como si hubieran ganado un campeonato. La euforia tiene causa justificada en un hecho extra-deportivo.

El festejo resumía la alegría por el resultado del gran esfuerzo colectivo en pos de la subsistencia del club. Fueron 12 años de dura batalla para evitar la quiebra de la institución. Esa noche se anunció que la jueza en lo comercial Dra. Margarita Braga se apresta a iniciar el proceso para el levantamiento del estado de falencia.

 La Ley n° 25.284 (B.O. 02/08/2000), se inspiró con mucho apuro ante el inminente estado de quiebra de Racing Club de Avellaneda. Dicha norma es aplicable a las asociaciones civiles con personería jurídica cuyo objeto sea el desarrollo de la práctica deportiva con quiebras decretadas o concursos preventivos iniciados, siempre que exista un patrimonio suficiente para continuar la explotación.

 Sus objetivos son: a) Proteger al deporte como derecho social. b) Continuar las actividades y generar ingresos genuinos en beneficio de los acreedores y trabajadores, mediante un accionar prudente y económicamente sustentable. c) Sanear el pasivo mediante una administración fiduciaria proba, idónea, profesional con control judicial. d) Garantizar los derechos de los acreedores a la percepción de sus créditos. e) Superar el estado de insolvencia. f) Recobrar el normal desempeño institucional.

 Esta ley "de salvataje deportivo" también sirvió para encauzar a Deportivo Español, Belgrano y Talleres de Córdoba, San Martín de Tucumán, Godoy Cruz de Mendoza, Newell's Old Boys y Colón de Santa Fe.

 Los aportes dinerarios y la perseverancia de los socios de "Ferro" fueron vitales para alcanzar el objetivo. Atrás quedaron las denuncias por corrupción sobre antiguos miembros del órgano fiduciario, agente de jugadores y empresarios acusados de maniobras fraudulentas que culminaron con procesamientos en el fuero criminal.

 Otra nota sobresaliente fue la destitución por mal desempeño del ex juez en lo comercial Rodolfo A. Herrera, a causa de una investigación iniciada por una cámara oculta emitida en el programa "Telenoche investiga" en diciembre de 2003.

 Si bien esta filmación fue excluida como prueba por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados de la Nación, se declaró probado por testimonios, un diálogo mantenido por el entonces juez con un representante de inversionistas y un arquitecto, donde se expuso la idea de construir en los terrenos del club: salas de cine, un centro comercial y estacionamientos, trasladando el estadio de fútbol.

 En el marco del "jury" se decidió que la conducta del magistrado violaba postulados éticos y morales, por aquella reunión concertada en su despacho oficial por un socio del club, quien no cumplía ningún rol en el proceso, a espaldas del órgano fiduciario y del comité asesor honorario que se hallaban en funciones.

 Fundado por 95 empleados del "Ferrocarril del Oeste", sus primeras tierras que eran lindantes con las vías, fueron cedidas por la empresa ferroviaria inglesa. Finalmente, la sede se ubicó en una chacra con higueras y cultivo de papas.

 El trabajo mancomunado de sus fundadores, obreros y jugadores hicieron del lugar una cancha de fútbol. La inauguración oficial fue el 8 de diciembre de 1904 y la primera camiseta fue blanca con botones y con una franja roja de 7 cm. de ancho que cruzaba la espalda según cuenta el periodista Alejandro Fabbri.

 Fue a mediados de 1911, cuando por malos resultados se resolvió adoptar el color verde, porque Caballito era un barrio con muchas quintas y árboles, y dado que el verde simboliza la esperanza y es señal de "vía libre" para el ferrocarril. Pronto retornará sobre sus propios rieles a la senda del prestigio social, cultural y deportivo que marca su historia, por obra de la voluntad inquebrantable de sus socios.   

Nota del Autor: Publicado en El Cronista Comercial.

Daniel Roberto Viola-Abogado Universidad de Buenos Aires-Director de Iusport Latinoamérica.

 
< Anterior   Siguiente >