IUSPORT LATINOAMERICA - ¿Por qué es imposible una condena penal por amaño de partidos en El Salvador? IUSPORT LATINOAMERICA - ¿Por qué es imposible una condena penal por amaño de partidos en El Salvador?
 

 

                                                                       ARCHIVO HISTÓRICO

Archivo

 

Noticias

 

Opinión

 

Jurisprudencia

 

Casos

 

Legislación

 

Buscador

 

Nosotros

  Servicios
                                 
Inicio arrow Latinoamerica - OPINION arrow ¿Por qué es imposible una condena penal por amaño de partidos en El Salvador? 24 de noviembre de 2017
¿Por qué es imposible una condena penal por amaño de partidos en El Salvador? PDF Imprimir E-Mail
06 de marzo de 2015

  Por  Emma Elizabeth Álvarez Dimas

Sin duda el mal llamado  "amaño  de  partidos" fue  y  sigue  siendo  un  tema que afectó en grandes proporciones a  sectores de la sociedad salvadoreña, no solo la credibilidad en las competiciones deportivas y sus autores, sino también - y aunque muchos no lo crean- un impacto psicológico que lleva a pensar a los ciudadanos que toda actividad cotidiana en caso de no serle favorable o le parezca sospechosa, se encuentra "amañada".

Todo esto hace pensar en lo reprochable y dañino de esta conducta, sobretodo tratándose de un país tan pequeño y como en la mayoría de países latinoamericanos amante del fútbol.-

 Visto este escenario, la gran pregunta es, ¿Por qué el amaño de partidos no es susceptible de una sanción penal?  para aquellos que nos dedicamos al Derecho Penal la respuesta parece ser fácil, - y lo es - , se nos enseña en nuestra especialización que la estructura del delito (injusto penal) se compone de una acción u omisión típica, antijurídica y culpable (desde la perspectiva finalista), es justamente en la primera categoría en la que encontramos una respuesta, la tipicidad en términos muy simples es la descripción de la conducta delictiva en la norma penal, que a su vez se compone de elementos objetivos y subjetivos, que determinan que conducta es reprochable por el derecho penal y que conducta no lo es, por tanto, la formula aplicable será: la conducta de amaños de partidos - que dicho sea de paso es una extensión de corrupción, vista en el ámbito deportivo,-  no se encuentra previsto en el código penal salvadoreño, y por tanto no es delito.-

En este punto es válido citar el tan famoso aforismo en latín "nullum crimen, nulla poena sine lege previa" cuyo significado es: "no hay delito, ni pena sin ley previa",  tal expresión constituye la base del principio de legalidad, que es hoy por hoy el más importante dentro del proceso penal y recogido en el  art.1 Código Procesal Penal Salvadoreño, es por esta razón que aun cuando el legislador decidiera incluir tal conducta al Código Penal, para legitimar un proceso penal en contra de los jugadores involucrados en la venta de partidos,  tal norma no sería  aplicable, dado que la acción debe estar prevista como delito al momento de llevarse a cabo la conducta, de lo contrario, volvemos al punto de partida, no hay delito.- 

 Sin embargo, con asombro para muchos y el origen de confusión para otros, la  Fiscalía General de la República de El Salvador instruye actualmente un proceso penal, que  se encuentra en la etapa de investigación, donde tienen calidad de imputados once jugadores, ya sancionados con anterioridad por FIFA (caso amaños de partidos).

Para fundamentar el ejercicio de la acción penal, a mi criterio un acto aventurado, se presentó requerimiento fiscal ante el Juzgado Quinto de Paz de la ciudad de San Salvador, no por el delito de "amaños" - que como ya se dijo no existe" y se utiliza una maniobra interpretativa por parte del ente fiscal acusando por el delito de "caso especial del delito de encubrimiento" de lavado de dinero de activos, a priori cualquiera pudiese pensar que se encontró un mecanismo para castigar penalmente a estos jugadores y finalmente hacer justicia, sin embargo, con un examen mucho más minucioso, partiendo de conceptos derivados de la dogmática penal se tiene que tal acusación no tiene fundamentos jurídicos sólidos, he aquí las razones: volviendo a la primera categoría del delito (la tipicidad) se verifica que de acuerdo al art. 4 de la ley especial contra el lavado de dinero y activos, el delito de lavado de dinero y activos - sin perjuicio que sea un delito autónomo-, tiene como elemento objetivo del tipo penal que el dinero que "los bienes, fondos o derechos relacionados (que se pretendan lavar) deben proceder directa o indirectamente de actividades delictivas, (ejem. tráfico de drogas, secuestro, extorsión, enriquecimiento ilícito y todos aquellos delitos contenidos en el Código Penal salvadoreño),  si esto es así, el análisis se recubre de complejidad y  nos lleva arribar a lo siguiente: si el dinero que se pretende lavar debe tener un origen ilícito como elemento del tipo penal, y se corrobora que el dinero obtenido por los jugadores fue por un amaño de partidos,- conducta que no es delictiva-, entonces el origen de ese dinero, por muy reprochable que sea la conducta - no es ilícita, por cuanto que la misma no se encuentra prevista en el código penal, ahora bien, si la imputación por lavado de dinero es imposible bajo estos parámetros, menos lo será para caso especial del delito de encubrimiento" de lavado de dinero de activos que supone que los sujetos activos del delito (jugadores) ayudaron a encubrir a una persona el lavar dinero, se argumenta por la parte acusadora que aquellos que pagaron a los jugadores eran personas que lavaban dinero obtenido por apuestas ilegales y que al no denunciarlo ante las autoridades por parte de los jugadores, éstos responden penalmente, pero aquí es donde se añade un ingrediente más a este drama procesal, y es que en El Salvador tampoco las apuestas ilegales son constitutivas de delito, parece un Déjà vu, verdad? y es que la formula se repite: si las apuestas ilegales no es un delito en El Salvador, el resultado de ellas, (dinero, acciones o bienes) no es ilícito,  y por tanto su origen tampoco lo es, consecuencia de esto la conducta no es típica, no se encuadra en el delito de lavado de dinero y activos, y siendo que en el caso especial del delito de encubrimiento" de lavado de dinero de activos  es un amplificador del tipo penal básico, es totalmente imposible la aplicación de una sanción penal para éstos jugadores.-

En conclusión, ni los amaños, ni las apuestas ilegales son delitos descritos en el Código Penal salvadoreño, por lo que es imposible que sean  la base para la  imputación del delito de caso especial del delito de encubrimiento" de lavado de dinero de activos.

Visto de esta forma,  la acusación realizada a éstos once jugadores - me atrevo a decir -  responde en gran medida a presiones mediáticas y sociales que es válido expresar que se encuentran claramente legitimadas para mostrar su rechazo al fraude deportivo, y no a la búsqueda del cumplimiento de la justicia penal, que es irónicamente la más afectada, por la indudable violación y afectación realizados en el transcurso del proceso penal referido a los principios básicos que la fundamentan.-    

Emma Elizabeth Álvarez Dimas

Abogada – Socia en Álvarez de Iglesias Sports Legal Services

El Salvador, Centroamérica.-


 



 
< Anterior   Siguiente >

El debate por los "barrabravas" y el arte de lo posible

El lunes 2 de marzo se escribió otro capítulo sangriento de la sinrazón en el fútbol argentino. En el estadio de Deportivo Laferrere, club fundado en 1956 que disputa el Torneo de la Divisional C (tercera categoría), se originó una pelea entre más de 200 barras que pugnaban por ingresar sin entradas cuando la policía bonaerense les impidió el acceso, durante el partido con Dock Sud.

Leer más...
 





BLOG COMISIONES ALADDE